Archivo del blog

Seguidores

La vida solitaria del ser acompañado.

   "La vida solitaria del ser acompañado", bonita frase para definir uno de mis estados mentales más abundantes en mi día a día. Supongo barra espero que también lo hayas experimentado alguna vez
ya que eso significa que has podido "comprender" la dualidad sociedad-individuo tal y como yo la entiendo. Acabo de poner "entender" entre comillas, ya que opino que entender, en toda la extensión de la palabra, este asusto es algo quizá etéreo para mí, en el sentido de que se escapa de la forma "normal" de entender la vida, mojándose en las aguas de la filosofía ética y la psicología social.
   Tampoco pretendo predicar en el desierto que pueda producir mi desconocimiento en este tema, a primeras (y ultimas) tan apasionante, tan solo me apetece escribir acerca de esto independientemente de que esté bien o mal, quizá en un desesperado intento "de que alguien encuentre mi mensaje en esta botella".

   Siempre, creo, había sido consciente de ello: vivimos solos pero estamos acompañados. Esto no es nada nuevo, ya que rara persona es la que no se da cuenta de su propia individualidad e identidad personal así como la compañía esporádica (o no) de los otros. Pero poco a poco esta idea se ha ido acentuando hasta tal punto de guardarla y marcarla como un dogma que "gobierna" mi vida. 
   Esto es, me considero una persona bastante "tardana" en algunos aspectos, y este es un de ellos, en el sentido de que "necesito" comprehender las cosas que me rodean y hasta que no lo logro visto una venda de seda vieja que me hace vivir en "otro mundo". No quiero agobiarte pensando en metáforas ya trabajadas por otros, si no tan solo poder expresar la idea que tengo de mi persona "ya pasada". 
   Me costó, sí, darme cuenta realmente del significado de la frase que da título a la entrada. Como ya he escrito, siempre lo había pensado pero no me había dado cuenta de su profundidad: Desde que nacemos (solos) crecemos en el seno de una familia (acompañados) queramos o no, en el que quizá ya somos conscientes de la individualidad de nuestra persona porque sabemos lo que nos gusta, lo que queremos o dejamos de querer hacer pero inevitablemente nos sometemos bajo la acción de los agentes de socialización, (la familia, la escuela, las relaciones entre iguales, los medios...) donde a mi parecer se suprime de buena manera esta individualidad propia del carácter del individuo. Haciendo que (se me viene a la mente la canción "another brick in the wall" de pink floyd) entre otras cosas, seamos uno más en el rebaño que ha creado esta, nuestra amada sociedad.
  Donde se establecen cánones a seguir, se dice lo que está bien o mal, lo que se puede o debe hacer... etc etc etc, y donde principalmente, se juzga y se critica aquello que es raro, nuevo o diferente, entonces ¿Que tipo de persona va a ser capaz de desobedecer las leyes que enmarcan su individualidad prefabricada para dejar germinar y más tarde cultivar la suya propia explorando nuevos y desconocidos parajes? 
   Y aquí, tal vez esté el punto de inflexión. Cuando una persona no está descontenta (la mayoría) con lo que se le ha marcado (¡Para qué narices va a desobedecer las leyes!) y "crea" sus propios gustos, aficiones, y en general su forma de actuar, dando una imagen trastocada (como un cubo de rubik) de otra persona (nunca se deja de ser el cubo, aunque siempre puedes hacer los movimientos que quieras para personalizarte) es cuando empieza a ser adulto y es consciente de la vida social.
    ¡Y esto es la maravilla del individuo conciencia-do (o no) que no ha despertado (o sí)!

   ¡Que no se tomen por burdas mis palabras!, De ninguna manera estoy escribiendo que este tipo de personas sean unos infelices más bien al contrario... (hablo de las personas conciencia-das a modo de muebles que se construyen pieza a pieza, individualmente y todos iguales) y que ni siquiera hayan considerado este tema que nos ocupa. ¡Pues claro que saben que viven solos y acompañados! Obviamente (quiero pensar) saben que cuando se rascan la tripa se la rascan a ellos mismos y no a otra persona pero mucho falta para que la planta individual germine. Porque no se encuentra motivo alguno para ello, no se está disconforme con esta dualidad ya que no supone problema alguno el forjamiento único de la personalidad en un sentido profundo, estudiado y meditado ya que se admite como bueno el "adquirido" socialmente. 
   Y donde tampoco incomoda la presencia del otro (como metáfora general del individuo sociedad), porque se ve protegido en su seno, resguardado y alimentado entre los cánones y patrones que encuentra acertados y en los que se siente como pez dentro del mar, no notando quizás la soledad de la que quiero tratar. Puesto que al rascarse particularmente la tripa están siendo observados por el resto de la sociedad (metafóricamente hablando, creo que todos nosotros no cabemos en una sola habitación...) y de un modo parental son supervisados, animados, y felicitados por ellos.
   Otro factor importante que hace que este tipo de personas no se desmoronen a priori, (pero sí, tal vez, a posteriori) es el concepto comúnmente llamado amor. No entraré en esta entrada (valga la redundancia) en divagar acerca de mi concepto sobre la palabra roma al revés, (aunque supongo que tarde o temprano lo haré), sino más bien quiero terminar de seguir nuestro hilo. Pues bien, dejando a parte la satisfacción propias del individuo amado por la sociedad, y que ama a otro individuo y que es amado por otro y todo eso, pueden existir otros tipos de intereses.
   Me explico, llega un punto en el momento personal (supongo que a toda persona le llega) en el que se plantea la vida en general y el mundo, en particular, en el que vive. Y una vez que se intenta comprender el exterior y se triunfa o fracasa, falta la tarea más importante. Comprehender el interior.
   Reiteraré el adjetivo difícil, difícil, difícil. En un caso en el que la personalidad es fluida estable e inocente no resulta ardua la tarea, (porque no presenta problema alguno) pero en aquella ocasión en la que se trata de una que en cierto sentido ""ve más allá"" , que anhela otras aspiraciones, que intenta seguir la búsqueda de una cierta realización personal fruto de alguna inquietud (o crisis) la tarea evoluciona hacia otro nivel.

   ¿Realmente sabes lo que a ti te gusta, sabes si lo que haces durante todo el tiempo que pasas viviendo tu vida lo has elegido tú? Creo que no. También te diré que sería un tanto imposible, ya que constantemente nos vemos bombardeados por lo que nos debería o no gustar, lo que deberíamos hacer porque está bien y lo que no, haciendo de esta una ardua tarea. Repitiéndome nuevamente, es difícil conocerse a uno mismo al cien por cien, es difícil saber lo que realmente se quiere. (Volviendo al ejemplo del cubo de rubik por mucho que elijas tus movimientos rara vez podrás ser una esfera) Y cuando no quieres hacerlo (por algún que otro motivo) resulta verdaderamente complicado.
   Anteriormente he nombrado el adjetivo conciencia-do, pues bien, yo entiendo tres estados fundamentales a los que todo ser humano puede llegar a adquirir y uno de ellos es este. El del ser conciencia-do. Como en todos los estados anímicos, físicos, y demás categóricos en cualquier ámbito de la realidad, hay estadíos, claro está, pero procederé a enunciar el adjetivo tal y como yo lo entiendo.
   "Una persona conciencia-da es aquella que posee "total y absoluta" conciencia de su propia conciencia"
   Tampoco me lo he currado mucho, te lo admito, pero creo que viene bastante a cuento. Por eso, aquel super-hombre de nuestro amigo Nietzsche sería, sin lugar a dudas, un ser totalmente conciencia-do, que habría invertido tiempo y tiempo en el modelaje de su propia personalidad. Y aquí es donde reanudo aquella frase de una entrada anterior en donde, creo recordar, expresaba mi aprobación hacia la queja, entendiendo como queja precisamente la expresión máxima de individualidad que pueda tener cualquier persona. Esto es, que a mi parecer, cuando tú te quejas de algo es porque entiendes que por lo que te acabas de quejar es algo que comprendes como perjudicial o dañino y tú consideras (¡Siempre, por favor! siempre que te quejes que sea por eso) que tú puedes ofrecer una solución o que puedes hacerlo mejor, bien porque te afecte solamente a ti, o bien porque tus principios (que como superhombre conciencia-do has creado respetando los valores buenos y universales) han sido violados respecto a alguna situación injusta o totalmente incoherente a ellos.
 
   Si vivimos de un modo (total o no) egoísta ya que vivimos nuestra propia vida y miramos por nuestros intereses, (me temo que voy a finalizar la charla escrita, concluyendo a modo de colofón con esta reflexión) ¿Por qué no gastar nuestro tiempo en crearnos a nosotros mismos desde nuestra individualidad propia y característica de nuestra persona?
   No dudes en ningún momento, si es que aún no lo has experimentado, que en este proceso que durará toda tu vida es cuando inevitablemente vas a darte cuenta de tu vida solitaria y acompañada. Y eso es lo bonito de este estado: que te despega las vendas que tú te ataste ayudado por la sociedad y que te da nuevas y relucientes alas que te permiten volar y sobrevolar al resto (respetando, siempre respetando, ¡No pequemos, aunque super-hombres, de superiores, por favor!) entendiendo poco a poco todo el mundo que nos rodea. Y a modo de consuelo, terminaré diciendo que, aunque se viva solo pero acompañado, hay todo tipos de compañías, algunas de las cuales puede que se encuentren en tu misma posición...





   "Si el lienzo no lo has podido hacer tú, ¡Por lo menos termina tú el retrato!"

4 comentarios:

  1. Yo siempre he hecho lo que me ha dado la gana. Jamás he seguido al rebaño. Pero eso tiene un precio alto, cuando debería ser lo normal.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Celia! Como tu bien dices es alto el precio a pagar, quizá desde mi punto de vista ese precio sea la tratada soledad individual acompañada ya que entiendo que se requiere un gran esfuerzo para poder elegir realmente lo que se quiere, no siempre viéndose uno respaldado por el resto.
      Un beso!

      Eliminar
  2. Que todos los caminos te lleven al amor universal.
    FELIZ NAVIDAD, LLENOD DE AMOR, PAZ Y FELICIDAD.
    Y que nada que hagamos sea porque los demás lo esperan si no porque nosotros lo deseamos.

    Un abrazo grande.
    mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mar! Un gran abrazo e igualmente!
      Besos!

      Eliminar

¿Qué te parece este blog?